comercial@kousa.es (+34) 91 435 01 59 | (+34) 608 52 29 72
Blog
Los mayores tramposos del deporte
23/03/2018
0

Los mayores tramposos del deporte

“¡GOOOOL de Señor!”. El periodista que narraba el partido en televisión, José Ángel de la Casa, no salía de su asombro al ver que España marcaba el duodécimo. El estadio Benito Villamarín se venía abajo con el heroico 12-1 ante Malta. Era 1983 y España se había clasificado para la Eurocopa del año siguiente.

 

Mítica portada del diario AS tras el España 12-1 Malta
Mítica portada del diario AS.

Una goleada histórica que esta semana ha vuelto a ser noticia. “Nos drogaron con limones”. Suena surrealista, pero es la acusación de algunos miembros de la selección maltesa. El programa Fiebre Maldini de Movistar+ ha emitido un reportaje en el que algunos ex miembros de Malta denuncian que un hombre entró con una bandeja de limones al descanso y los ofreció a los jugadores. Éstos los chuparon y eso fue el detonante para los nueve goles que recibieron en el segundo tiempo. Los jugadores se sintieron drogados y mareados, según su versiónUna acusación grave, pero que de momento no deja de ser una acusación.

En Kousa repasamos otros momentos del deporte en los que los tramposos fueron protagonistas.

 

 

 

____________________________________________________________________

La 'espada mágica' de Boris Onischenko

Onischenko era una leyenda en la Unión Soviética. Había sido ya medallista olímpico en Múnich 1972 y en Montreal 1976 se presentó a la modalidad de esgrima, dejando su mancha en la historia.

Onischenko mira cómo revisan su sable.
Onischenko mira cómo revisan su sable.

Ya que la leyenda no destacaba en este deporte, decidió incluir en su espada un sofisticado sistema electrónico para derrotar a sus rivales. Cada vez que pulsaba un botón, marcaba a sus rivales (se anotaba un punto), aunque su espada no tocase ni un centímetro de sus cuerpos. Fue el equipo de Gran Bretaña el que descubrió la trampa, ya que Onischenko sumaba y sumaba sin rozar ni un milímetro al contrincante.

El ansiado oro individual que siempre esperó nunca llegó ya que fue expulsado de los Juegos, al igual que el resto del equipo soviético en la modalidad de pentatlón.

 

 

__________________________________________________________________________________________

Fred Lorz, un ‘canalla’ a la carrera

Fred Lorz.
Fred Lorz.

El norteamericano Frederick Lorz está considerado como el primer tramposo olímpico de la historia. Y es, sin duda, uno de autores de los mayores caraduras en unos Juegos.

En los Juegos Olímpicos de 1904 en San Luis (Estados Unidos), un total de 32 atletas disputaban la prueba de maratón. Lorz quedó deshidratado a mitad de la prueba, por lo que decidió parar, pero no rendirse.

El atleta pidió a su entrenador que le llevase en coche durante la siguiente parte del recorrido (unos 10 kilómetros). Y cuando recuperó sus fuerzas descansando en el asiento del vehículo, bajó para correr la parte final del trayecto y llegar el primero. Sin embargo, los espectadores se percataron de la sucia jugada. Lorz entró al estadio olímpico como flamante ganador, aunque posteriormente fue descalificado.

Caso parecido ocurrió en la Maratón de Boston de 1985. Rosie Ruiz rebajó su marca personal en 25 minutos… aunque hizo la mitad del recorrido en metro.

 

__________________________________________________________________________________________

Si la bengala no te toca, utiliza una chuchilla

Una de las imágenes más bochornosas y patéticas en la historia del fútbol ocurrió en el mítico estadio de Maracaná en 1989. Brasil y Chile jugaban la clasificación para el Mundial de Italia y los chilenos no estaban clasificados tras el 1-0 a favor de los locales. Ante la desesperación, el portero Roberto Rojas protagonizó un momento enmarcado en las páginas más oscuras del fútbol.

Un aficionado lanzó una bengala cerca del guardameta, aunque el artefacto no llegó a tocarle. Sin embargo, para simular que sí le había impactado, Rojas se retorció de dolor en el césped mientras aprovechaba para cortarse una ceja con una cuchilla.

El partido fue suspendido en el minuto 67 y tras el descubrimiento de la farsa, Chile fue descalificada para la clasificación del Mundial de 1994. Y Rojas puso fin a su carrera deportiva al ser marginado de por vida en el mundo del fútbol.

 

 

__________________________________________________________________________________________

España y su farsa en Sidney 2000

España tampoco se libra. En los Juegos Paralímpicos de Sidney 2000, un escándalo salpicó al país.

 Carlos Ribagorda.
El periodista Carlos Ribagorda fue quien sacó el fraude a la luz.

La Selección Española de Baloncesto consiguió el oro en aquellos Juegos, pero finalmente le fue retirada la medalla. Y es que un periodista se había infiltrado en la Selección para demostrar que se cometía fraude desde hacía años: había falsos discapacitados jugando. Y consiguió su objetivo. El ‘infiltrado’ demostró que tan sólo dos de los once jugadores tenían algún tipo de discapacidad.

La Justicia obligó al ex presidente de la Federación Española de Deportes para Personas con Discapacidad Intelectual (FEDDI), Fernando Martín Vicente, a pagar 5.400 € de muta y a devolver los 140.000 € que había obtenido de las subvenciones para el campeonato.

 

__________________________________________________________________________________________

Golpes de yeso

El boxeo se tiño de negro el 16 de junio de 1983. Ocurrió en el Madison Square Garden de Nueva York. El público esperaba ansioso la disputa del peso de superwelter. Antes, Billy Collins Jr. y el puertorriqueño Luis Resto disputaron un combate en el peso welter.

Collins era un joven prometedor de 21 años que llegaba al ring con un pleno de victorias, mientras que Resto, un hombre conflictivo en su pasado, poseía una carrera irregular.

Aunque Collins era favorito, empezó a recibir unos duros golpes de su rival, dejándole la cara más que marcada, ante la incredulidad del público y de su padre (presente en el estadio).

Fue precisamente Billy Collins padre (el que fuese una leyenda en la década de los 50 y 60) quien desenmascaró al puertorriqueño. Al darle la mano tras la derrota de su hijo, notó en sus guantes algo extraño. Resto llevaba yeso en el interior de sus guantes y por eso fue capaz de derrotar rápidamente a su rival.

Las consecuencias fueron duras para ambos, aunque el joven se llevó la peor parte. Ninguno volvió a boxear. Collins Jr. acabó con lesiones en los ojos y Resto fue inhabilitado de por vida.

 

 

______________________________________________________________________________________

¡No dejes de visitar los productos de Kousa! Bufandas deportivas personalizadas, banderines para fútbol, balones de baloncesto y fútbol, camisetas con diseños exclusivos... y mucho más.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies